EL FRÍO AL ACECHO
2435
post-template-default,single,single-post,postid-2435,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

EL FRÍO AL ACECHO

Acecha el invierno y debemos preparar y no dejar para última hora la adecuación de los sistemas que nos aportan ese calor tan necesario.

Ya se ha hablado en estas páginas de la aerotermia y geotermia, que extraen la energía del aire o interior de la tierra, aunque no debemos olvidar los combustibles tradicionales como el gasóleo y el gas natural.

 

En el primer caso es absolutamente necesaria una correcta puesta a punto del quemador y resto de equipos, limpieza del hogar de la caldera y chimenea, revisión de la boquilla pulverizadora, etc.

 

Con gas natural no es tan urgente la ejecución de labores similares, pues al disponer de una combustión más limpia y disponer de una mejor y moderna tecnología limitan en gran medida esas necesidades.

 

Muy a tener en cuenta es la oportunidad de sustituir la caldera de gasoil por gas natural con tecnología de condensación, no solo por un mayor rendimiento, menor precio del combustible y sobre todo por seguridad, sino porque al importante ahorro en la factura del combustible se suma el hecho de estar en el punto de mira de las Administraciones por la contaminación producida en su combustión y aprovechar las aportaciones de la Comunidad de Madrid en sus ya famosos Plan Renove que periódicamente se publican, además de los incentivos de la Compañía Distribuidora por la contratación de gas natural.

 

En anteriores números de esta revista se ha explicado que para una correcta comparación entre los precios de ambos combustibles es necesario convertir los litros de gasóleo y los metros cúbicos que marca el contador de gas natural en una magnitud común para ambos, esa no es otra que el kilovatio hora (kW/h), que se puede definir como la energía que encierran cada unidad arriba indicada.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es que gracias a la liberalización del sector energético, el usuario puede y debe pedir ofertas a las distintas comercializadoras de energía, poniendo especial cuidado en los periodos de permanencia y descuentos puntuales, normalmente estos de poca duración y vinculada con aquella, por lo que suele ser mejor opción aquellas que permiten entrar y salir libremente, sin obligaciones ni ofertas especiales.

 

Y para no dejar nada al azar, consultar con profesionales que justifiquen documentalmente todo aquello que afecte al consumidor, como poder ser las características de los equipos a instalar, previsión de ahorros, periodo de amortización, legalización de la nueva instalación y sistema de financiación.

 

José Mª de la Fuente

Auditor Energético

No Comments

Post A Comment

0
×